Reciclamos habilidades para afrontar nuevos retos

Nuestro cerebro se reinventa constantemente

nuevos retosUna de las características más sorprendentes de nuestro cerebro es su plasticidad. Esta plasticidad hace que durante los procesos de aprendizaje se creen nuevos circuitos neuronales más adaptados a lo que necesitamos en ese momento; mas adaptados a los nuevos retos que se nos plantean en la vida. Esto significa que nuestro cerebro esta en constante cambio, creando nuevas conexiones y desechando o mejor dicho “reutilizando” las ya existentes.

Nuestro cerebro es capaz de reutilizar circuitos neuronales complejos, desarrollados en un principio para otros fines, y emplearlos para atender nuevas necesidades.

Podemos entender el concepto de reutilización con un ejemplo: la maquinaria neuronal que se creó para procesar rostros y objetos, ahora nuestro cerebro también la “reutiliza” para leer.

Los últimos estudios en neurociencia indican que nuestra capacidad para responder a los retos de nuestra cultura, en rápido y constante cambio, proceden de la capacidad de nuestros cerebros para reutilizar de forma flexible los recursos neuronales desarrollados a lo largo de la evolución.

Nuestro cerebro se adaptan con rapidez al los nuevos retos

Esta reutilización que hace nuestro cerebro de los recursos le permite hacer mucho con muy poco. Nuestros cerebros crean nuevas conexiones a partir de las ya existentes y así logran adaptarse con rapidez y flexibilidad a nuevos contextos, esto es lo que conocemos como plasticidad cerebral.

Actualmente se conocen tres tipos de reutilización en función de la escala de tiempo.

  • La primera es lo que se conoce como reutilización evolutiva que también se ve en los animales y revela cómo la evolución utiliza lo que tiene disponible en cada momento para resolver un nuevo problema en lugar de crear algo nuevo de la nada. Esto ocurre lentamente mediante la selección natural.
  • La segunda forma de reciclaje que se encuentra solo en los seres humanos, depende de las capacidades cognitivas sociales. Es la reutilización cultural, referida al proceso por el cual elementos culturales como la lectura, la música o los sistemas de creencias se adquieren a lo largo de la vida y son soportados por circuitos cerebrales preexistentes.
  • La tercera se denominada reutilización instrumental y sucede sobre la marcha. Es la forma en que intencionadamente influimos en los comportamientos propios y ajenos. Un ejemplo de esto es, que la forma más eficaz para concienciar sobre el hambre, la pobreza y la enfermedad, no es un análisis racional de los hechos, sino personificarlo en alguna ”victima” concreta. Esto se debe a que nuestro comportamiento social se desarrolló en pequeños grupos familiares de cazadores-recolectores, que vivieron juntos muy estrechamente. Esta es una forma de reutilizar para un nuevo fin los circuitos neuronales de empatía o asociación que ya posee nuestro cerebro.

Nuestro entorno está en constante cambio y nos plantea nuevos retos constantemente, por tanto es primordial conocernos a nosotros mismos, es decir, conocer nuestra “caja de herramientas neuronal” y reutilizarla, con habilidad, para nuevos fines.